Choose the language

sábado, 21 de abril de 2012

Actriz de Bollywood decapitada por sus compañeros de reparto




Está por ver que a algún guionista de Bollywood se le ocurra alguna trama desgraciada como la que ha puesto fin a la vida de Meenakshi Thapa, una actriz de 26 años que fue secuestrada por dos compañeros del reparto de su última película y, cuando estos recibieron menos dinero de lo que esperaban por su rescate,decapitada primero, troceada después y finalmente abandonada en una habitación de la ciudad de Allahabad, donde la policía la encontró el martes.
La tétrica historia empieza en el rodaje de Heroine, una película que estaba dirigiendo Madhur Bhandarkar. Allí, Meenakshi coincidió con el intérprete Amit Jaiswal y su novia, la también actriz, Preeti Surin. E hizo lo mismo que lleva años haciendo para labrarse una exigua carrera como actriz que comprende papeles pequeños en anuncios y una película: contar estrafalarios relatos de su pudiente familia. Daba igual que fueran mentira
En cuanto la pareja de actores escuchó sus fastuosos relatos, decidió sacar partido de la situación: la convencieron de que se fuera con ellos de viaje a Allahabaddonde la secuestraron y pidieron un millón y medio de rupias (unos 21.000 euros) a sus allegados a cambio de su liberación.


Pensaban matarla pasara lo que pasara, pero llamaron a la familia y les explicaron que, si no les pagaban, drogarían a Meenakshi y rodarían una película porno con ella. Para evitarlo, tenían que ingresar el dinero en la cuenta de la víctima y esperar a su liberación. Días después, la madre de la malograda actriz ingresó 60.000 rupias (890 euros) en la cuenta corriente. No era mucho, pero no tenía más. Dio igual. La cantidad era insuficiente y no volvería a ver a su hija.
Tal y como le cuenta un detective al periódico británico Daily Telegraph, cuando Amit y Preeti vieron el poco dinero que podían sacar de la situación "estrangularon a la víctima en la habitación de un hotel y trocearon el cuerpo. La cabeza la tiraron a bordo del autobús en marcha que les llevaba de vuelta a Bombai; el cuerpo lo habían dejado en Allahabad". Evidentemente, el hermano de Meenakshi ya había contactado con la policía y estos empezaron a rastrear todo lo que podían de la veinteañera.
Los agentes se valieron de un fallo cometido por Jaiswal: todavía tenía en su haber las tarjetas SIM de los móviles de Thapa. Con ellas, la policía dio con los asesinos el sábado y fueron detenidos en el suburbio de Bandra. "Dijeron que pensaban que Meenakshi venía de una familia pudiente por las historias que contaba ella; no se dieron cuenta de que en realidad era todo mentira y que la actriz lo hacía para disimular sus orígenes de clase baja", explica el detective.
Esa argucia, que Meenakshi había elaborado para cuidar su imagen en Bollywood, fue su perdición: en realidad su familia venia de Nepal y se había instalado en Dehradun con bastantes dificultades. La chica había buscado suerte como intérprete, apareciendo en un par de anuncios y en una película de terror llamada 404 en la que hacía un papel más que secundario. Por desgracia, como actriz, mentía tan bien que consiguió engañar a los secuestradores. Incluso cuando su madre pagó lo poco que tenía para liberarla, ellos se lo tomaron como un desafío.
Fuente: India Times


No hay comentarios:

Publicar un comentario